“Keep Crime out of Sports plus” (KCOOS+) es un proyecto del Consejo de Europa para prevenir la acción criminal en el deporte. Tras una primera etapa lanzada en 2016, esta segunda etapa en curso hasta 2020 se extiende a todos los continentes para llevar asistencia técnica a los países integrantes para implementar acciones que eviten la manipulación en los resultados deportivos. El proyecto nació en la Convención de Macolin (2016) sobre manipulación de eventos deportivos, lucha contra los arreglos ilegales y regulación de apuestas deportivas.

La portuguesa Cassandra Fernandes, Jurista de la División de Convenciones Deportivas del Consejo de Europa y responsable de KCOOS+, informó que en 2019 se elegirán a dos países de Sudamérica para implementar el plan piloto. Los criterios de selección aún son reservados, sin embargo aseguró que un primer criterio será la predisposición de los países para implementar el plan. El anuncio se realizó en el Seminario Latinoamericano “Integridad en el Deporte” que se desarrolló en Santa Cruz de la Sierra.

Tanto Fernandes como Mikhael de Tyhse, Secretario de la Convención, explicaron los alcances sobre el concepto de manipulación de resultados y lo que hay detrás: apuestas ilegales, crimen organizado y lavado de dinero, por lo que este tema trasciende el ámbito del deporte. Se entiende que la manipulación es un fenómeno a nivel mundial y que no solo afecta a la integridad del deporte, sino también a la economía, el estado de derecho y la sociedad.

Con respecto a los conceptos manejados por la Convención, la “manipulación de competiciones deportivas” es un acuerdo, una acción o una omisión de carácter intencional cuya finalidad sea alterar ilegalmente el resultado o el curso de una competición deportiva a fin de eliminar, total o parcialmente, el carácter imprevisible de dicha competición con objeto de obtener una ventaja indebida para sí o para otros. En cuanto al amaño o arreglo de resultados se entiende que es el acuerdo que se da dentro de un partido. Otra dimensión de este fenómeno es el dopaje, el cual está contemplado en otro Convenio del Consejo de Europa.

La búsqueda de ampliar la Convención fuera de Europa tiene por objetivo lograr un marco jurídico mundial, con leyes nacionales que penalicen estas prácticas y un esquema de cooperación coherente. Se identificó como un problema que los actores involucrados no siempre reconocen ni conocen cuales son las necesidades de los otros, como la policía y la justicia en el proceso de investigación. Esto provoca que algunos no son conscientes de la dimensión de la manipulación de las competiciones deportivas.

Las plataformas nacionales contra la manipulación son el esquema de trabajo propuesto para la coordinación de las diferentes partes que deben trabajar contra la manipulación: gobiernos, justicia, autoridades deportivas, organizadores legales de loterías entre otros, quienes se encargan de intercambiar información, evaluar cambios en la legislación y cooperar con otras plataformas y organizaciones del exterior. Los planes de acción deben abarcar la prevención, detección, investigación y sanción así como evaluar riesgos y amenazas. En la actualidad la Convención de Macolin fue firmada por 41 países de Europa y ratificada por 3 (Noruega, Portugal y Ucrania).