Uruguay se despidió del Mundial Rusia 2018 con la frente en alto tras caer ante un gran rival que pinta para campeón. Francia controló todo el partido, ganó la mitad de la cancha y no perdonó. Tuvo pocas llegadas pero le bastaron para derrotar 2 a 0 a la Celeste.

La ausencia de Edinson Cavani fue indisimulable para los dirigidos por Oscar W. Tabárez, que pese a la marca y presión ejercida, no pudieron evitar las embestidas de la estrella francesa, Mbappé.

A los 40 minutos de juego y mediante una pelota quieta, arma conocida por los uruguayos, llegó el 1 a 0 de los galos. El centro de Griezmann que cabeceó Varane fue letal para Muslera que debió buscar el balón en el fondo de la red.

Tres minutos más tarde, un centro de Torreira que conectó Cáceres fue tapado por Lloris, en la que seguramente sea la atajada del Mundial.

Para el segundo tiempo Uruguay buscó el empate pero faltaron ideas. Se reiteraron los pelotazos largos intrascendentes ante el muro francés.

Tabárez mandó a la cancha a “Cebolla” Rodríguez y Maximiliano Gómez, dejando el campo de juego Bentancur y Stuani, pero inmediatamente llegaría la jugada clave que acabaría con las ilusiones de Uruguay.

Un remate de Griezmann que probó desde fuera del área, se le coló a Muslera que quedó descolocado por el viboreo de la pelota y lapidó el 2 a 0 final.

Los uruguayos no pudieron reponerse del duro golpe. No hubo respuesta, ni tampoco milagro. Pero nadie discute que dejaron todo en la cancha. Ahora a mirar hacia adelante, la Copa América Brasil 2019 será el próximo objetivo de este plantel.

“Gracias a toda la gente y a los compañeros. No tengo nada que reprocharnos, siempre dejamos todo pero hoy no se pudo; hicimos un mundial espectacular y dejamos todo en la cancha, nos vamos con la frente bien alta”, declaró el capitán, Diego Godín apenas terminado el encuentro.

Tras la eliminación comenzaron las especulaciones y la pregunta al Maestro llegó “¿Seguirá al frente de la selección?”. “Hoy se me terminó el contrato, no voy a hablar del tema porque no me corresponde a mí. Los entrenadores nunca deciden si se quedan o se van. Pasó lo mismo luego del Mundial de Brasil”, dijo Tabárez.